ESPERANZA

publicado en: Sergio Aquino, Uncategorized | 0

Porque en esperanza fuimos salvos; pero la esperanza que se ve, no es esperanza; porque lo que alguno ve, ¿a qué esperarlo? Romanos 8:24

Quizás la palabra “esperar” es una de las tantas que resistimos y aborrecemos; de verdad que a nadie le gusta esperar. Todo lo deseamos rápido y de manera instantánea. Estamos viviendo un tiempo en donde todo el mundo es amigo de lo instantáneo. Tanto es así que podríamos llegar a la insensatez de orar a Dios diciéndole: “…Señor dame paciencia, pero dámela ahora…”
A diferencia de esta lógica humana que solo concibe la paciencia como un resultado de una operación inmediata, las santas escrituras nos enseñan que la paciencia es producto de las tribulaciones, y es además factor de prueba, para finalmente producir esperanza, lo cual podríamos graficar de la siguiente manera: Tribulación + Paciencia + Prueba = Esperanza
…sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza Romanos 5:3-4
Esta secuencia divina tiene el propósito de proyectar nuestra vida en esperanza. No podemos vivir en esperanza, si antes no experimentamos necesariamente las tribulaciones, la paciencia y la prueba. Pero no es menos cierto que a nosotros no nos agrada esto. Todo lo queremos “aquí y ahora”; y en definitiva el hombre ha pretendido rebajar el evangelio a esta premisa puramente humanista que pondera solo el bienestar terrenal e instantáneo. De ahí que el evangelio se ha transformado en una “oferta de temporada”; se dice: ¿Tienes problemas de salud, de dinero o de amor?…entonces ¡Ven a Cristo y él solucionará tus problemas!… ¡Cristo es la única solución! Pero la biblia enseña algo muy diferente. Nuestras oraciones muchas veces solo anhelan el “sí” de Dios y se rechaza el “no” y se repudia el “espera” del Soberano. Esto me hace recordar aquel texto que nos enseña un principio tan diametralmente opuesto a nuestra óptica:
Guarda silencio ante Jehová, y espera en él Salmos 37:7
Se hace necesario reivindicar el verdadero sentido de la devoción, ya que muchas veces, en lugar de guardar silencio ante Dios y rendirnos en la esperanza de su respuesta, pedimos, clamamos y a veces, insolentemente exigimos al Señor respuestas rápidas, instantáneas y favorables. Pero el salmista inspirado por el Espíritu de Dios nos instruye a que debemos callar ante de Él y esperar.

Sintonice RADIO AMÉRICA 1480 AM
La Universidad Biblica del Aire.
Descargue esta Aplicación y escuche la radio.

Descargar


Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *