El camino que parece derecho

publicado en: Sergio Aquino, Uncategorized | 0

Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda” Romanos 4:4
La biblia enseña que aquel que obra para ganarse el favor divino, se transforma en deudor, es decir, en lugar de obtener la aprobación de Dios y la entrada amplia en los cielos, el individuo se hace más acreedor del infierno.

A veces comparo esta enseñanza con lo que hace el hombre con sus finanzas y administración de sus presupuestos en el día de hoy. El sistema capitalista y el consumismo descontrolado, han llevado a una multitud a endeudarse de manera estrepitosa, y en especial con créditos. Esta fórmula de financiamiento es una verdadera carnada ante un pez hambriento; mientras más tira la cuerda, más se entierra el anzuelo. Los hombres piensan que progresan, pero se hacen más deudores de sus propias decisiones. Así, tan igual como este ejemplo, la humanidad cree estar a cuentas con Dios mediante sus “créditos” de buenas obras y acciones en medio de una senda limpia, pero a la verdad, ellos se transforman en mayores deudores delante Dios Santo que no negocia su gracia.

El hombre tiene en su ADN aquella información de salvación por obras, por lo tanto, toda intención humana de redención, solo apunta a canjear con Dios sus bendiciones, de manera que con esta idea Dios se enternece y cambia su mirada de juicio por misericordia, a cambio de las bondades y justicias que los hombres elevan en medio de sus cultos y altares. No obstante, la biblia enseña que la salvación es gratuita y que se obtiene sin precio y sin dinero. “A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche” Isaías 55:1
“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe” Efesios 2:8-9

El camino que al hombre le parece derecho es aquel fundado en sus propias justicias y logros. Es aquel en donde se exhibe las supuestas bondades del hombre, tal cual el joven rico le decía al Señor: …todo esto lo he guardado desde mi juventud…” Mateo 19:20

Pr. Sergio Aquino

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *