Los chismes

publicado en: Sergio Aquino | 0

Las palabras del chismoso son como bocados suaves, Y penetran hasta las entrañas. Proverbios 18:8.

El chisme siempre apuntará a la vileza de sembrar ocultamente enemistad entre las personas. Por tal razón, es muy común que el chisme se mueva en individuos con mucha amargura y desdicha, quienes buscan a su vez, personas de carácter vulnerable y sin mayor madurez espiritual, para diseminar su maldad. El chismoso llega con palabras lisonjeras y de amabilidad, pero todo aquello es una verdadera careta que evidencia su propia hipocresía. De ahí que Salomón llama “bocado suave o delicioso” a las palabras del chismoso. Pero también, se agrega dos textos más que revelan con mucha precisión la consecuencia y la atmosfera perniciosa que crea las palabras del chismoso: “El hombre perverso provoca contiendas, y el chismoso separa a los mejores amigos” Proverbios 16:28
“Por falta de leña se apaga el fuego, y donde no hay chismoso, se calma la contienda.…” Proverbios 26:20-22

En estos textos podemos aprender de manera clara que el chisme provoca contiendas y separa a los mejores amigos. Salomón hace una alegoría sobre los efectos del chisme, ilustrándolo como “fuego”, es decir, una vez que se frena el chisme y al chismoso, el fuego se apaga y la contienda se acaba. El que lea entienda.

Pero aún más severidad se observa en aquella dramática y solemne definición que Dios enseña en su infalible Palabra cuando dice:
“Seis cosas aborrece Jehová, aun siete abomina su alma: Los ojos altivos, la lengua mentirosa, Las manos derramadoras de sangre inocente, El corazón que maquina pensamientos inicuos, Los pies presurosos para correr al mal, El testigo falso que habla mentiras, Y el que siembra discordia entre hermanos” Proverbios 6: 16-19

Nos obstante, se habla muy poco del chisme y la murmuración en las iglesias. Siempre se hace referencia a 2 ó 3 pecados y nada más. Es como que el chisme fuera tan inofensivo, que no requiere mayor atención y advertencia en medio del pueblo de Dios. ¡Cuán equivocados estamos! El chisme es la causa de la gran mayoría de enemistades y quiebres en la comunión de los creyentes.
Quienes llevamos varios años en el evangelio, hemos visto que el chisme y la murmuración que se mueven en la oscuridad y a las espaldas de los hermanos, siempre terminan dañando silenciosamente a una iglesia local. Esto es porque las palabras del murmurador y chismoso es una verdadera semilla de maldad que se planta en la mente de las personas naturales y sin discernimiento. Creo firmemente que no hay iglesia que no haya vivido los letales efectos de personas chismosas que no sirven al Señor, sino que a su propio egoísmo.

Dios severamente dice que aborrece 7 cosas, cuatro de las cuales son rápidamente reconocibles en el carácter de un Chismoso:
La lengua mentirosa.
El corazón que maquina pensamientos inicuos.
El testigo falso que habla mentiras.
Y el que siembra discordia entre hermanos.

A DIOS SEA LA GLORIA!!

Pr. Sergio Aquino

Recomendado: Chispas y Chismes: El poder de la lengua

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *